¿EXPERIMENTO O ESPERPENTO?

Es lunes y se nota. No sé por qué digo esto porque llevo en paro mucho tiempo, pero es lo que se dice y a todo el mundo le parece bien. El caso es que hoy empecé a escribir sin pensar, sin una idea previa…y llegué a un callejón sin salida. Esa idea inconclusa me llevó a otra: ¿Y si no soy yo la que termina la historia? ¿Y si otras perspectivas se atreven a sumarse a la mía?

Desde mi condición de escritora indigente esto es lo que te propongo:

Sigue la historia, un par de frases, un párrafo, hasta 400 palabras si te pilla en buen momento. Puedes continuarlo o acabar de un golpe esta pesadilla confusa. Atrévete a estirar una idea pobre, a mejorarla con tu perspectiva, añade tu ingrediente secreto, sal de tu zona segura y entra sin llamar a la mía, a ver qué sale.  ¿Nos juntamos?

            No me voy sin dejar constancia de mi valentía, porque soy muy consciente de que este comentario, esta intención, puede quedarse ahí, como el recuerdo vergonzoso de un intento fallido. Lo asumo, es mi blog y puedo avergonzarme de él cuanto quiera.

Salud y alegrías a todos…si es que hay alguien.

Pdta: si te animas a escribir hazlo debajo de esta entrada y yo lo subo al blog. Si quieres, deja una dirección, un link o lo que sea para que podamos contactar…o no.

AHÍ VA LA HISTORIA


 

            Subo a la guagua y algo en el asiento de la otra fila llama mi atención; es un libro. Me levanto y, con un movimiento rápido, lo cojo y regreso a mi sitio. Con disimulo, miro a mi alrededor para comprobar que nadie se ha dado cuenta. Sin problemas.

Empiezo a leer y después de unos párrafos lo cierro violentamente y miro a mi alrededor, buscando alguna mirada o movimiento que me explique qué está pasando. ¿Un recurso literario? ¿Una cámara oculta? ¿Una broma? A mí, desde luego, no me hace ninguna gracia, así que lo vuelvo a dejar en un asiento y me dedico a mirar distraídamente por la ventanilla. No pasan ni cinco minutos cuando una chica que acaba de subirse coge el libro. Veo cómo lee y cómo va cambiando su expresión a medida que avanzaba en la lectura. Detecto cuándo las palabras taladran su cerebro y le calientan las mejillas. Disfruto muchísimo participando furtivamente en su lectura. Luego lo cierra con rechazo, como si hubiera cogido una cucaracha en lugar de un libro, mira a su alrededor y, disimuladamente, vuelve a dejarlo en el asiento contiguo.

De este modo el libro va viajando por la guagua, recorriéndola de un lado a otro mientras va dejando a pasajeros desconcertados a su paso. En ningún momento veo a nadie contando a otros lo sucedido, ninguno de los afectados hace pública su experiencia, y eso que en algunos momentos hay hasta ocho personas sentadas en la guagua que han sufrido el mismo libro.

Es mi parada y tengo que irme. Me levanto y me quedo mirando un momento a los pasajeros, luego al libro que, como un apestado, está ahora al fondo de la guagua, en medio de dos asientos vacíos. En ese momento un chico que acaba de subir se sienta al fondo y lo coge. Desde la acera lo busco entre las ventanillas y alcanzo a verle el desconcierto en la cara. Nadie se mueve, nadie dice nada, nadie se atreve. Si supieran todos qué dice ese libro…

Martes, ocho de la mañana. Otra noche casi en vela. Subo a la guagua en mi parada acostumbrada y voy dando tumbos hasta el fondo. De pronto aparece ante mi vista aquel libro que ayer observé, pasó de mano en mano. Anda, me digo, se lo han olvidado… O tal vez sea tan aburrido que no merezca llevárselo para descubrir toda la trama. Uffff, ¿lo cojo? Qué pereza, madre mía. Ya está, decido sobre la marcha, hoy no es mi día; estoy agotada hasta para leer unas pocas líneas. Mañana. Lo haré mañana. Si sigue aquí…

Anuncios

2 comentarios en “¿EXPERIMENTO O ESPERPENTO?

  1. Montse dijo:

    Martes, ocho de la mañana. Otra noche casi en vela. Subo a la guagua en mi parada acostumbrada y voy dando tumbos hasta el fondo. De pronto aparece ante mi vista, aquel libro que ayer observé pasó de mano en mano. Anda, me digo, se lo han olvidado… O tal vez sea tan aburrido que no merezca llevárselo para descubrir toda la trama. Uffff, ¿lo cojo? Qué pereza, madre mía. Ya está, decido sobre la marcha, hoy no es mi día; estoy agotado hasta para leer unas pocas líneas. Mañana. Lo haré mañana. Si sigue aquí…

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s